Yitró | Jetro

Parashá No. 17 – Yitró (Shemot 18:1 – 20:26 Haftará: Isaías 6:1-13; Escritos Apostólicos: Lucas 10:1 – 11:54)

Yitró - Suegro de Moshé

El suegro de Moshé, Yitró, escucha todo lo que El Eterno ha hecho por Israel, lo que transforma su vida y lo lleva a reconocer que es mayor que todos los que ellos llaman deidades por ello ofrece holocaustos a El Eterno. Yitró ve como Moshé tiene una gran carga al llevar y dirigir él solo al pueblo, por lo que le aconseja elegar funciones en otros hombres capaces para que le ayuden en este proceso de dirimir asuntos del pueblo; Moshé determina jefes sobre sobre mil, sobre cien, cincuenta y diez.

Luego el pueblo llega al desierto de Sinaí y acampa enfrente del monte. Moshé sube a El Eterno quien le ordena a decir al pueblo todo lo que se ha hecho para salvarlos y como la misericordia ha obrado y el pueblo se compromete a hacer todo lo que se ha ordenado; El Eterno hablará al pueblo para que crean definitivamente, guardando los límites.

Al tercer día, El Eterno habla al pueblo, que está atemorizado por los truenos y el sonido del Shofar; El Eterno llama a Moshé para que suba al monte: El Eterno de manera audible presenta las Diez Palabras o Mandamientos: “Yo soy HaShem… No tengas otros dioses… No tomes el nombre de HaShem en vano… Acuérdate del shabat… Honra a tu padre y madre… No asesines… No adulteres… No hurtes… No testifiques falsamente… No codicies…”, voces que el pueblo puede ver, lo que les causa aún más temor y piden a Moshé que ellos no quieren que hable El Eterno porque morirán. El Eterno visitará todo lugar para recordar su nombre y bendecir al pueblo.

Aprendemos la necesidad de delegar, la importancia de cumplir los Mandamientos o Plabras de El Eterno, para que no pequemos y especialmente la importancia de no traspasar los límites.