Shoftim: Jueces

Bemidbar 16:18- 21:9 Haftará: Yeshayahu 51:12- 52:12

Moshe instruye al pueblo para delegar cargos de jueces honrados en todas las ciudades y en cada generación: que no incline el juicio, que sea objetivo y que no acepte soborno sino que siempre procure la justicia. 

Se dicta nuevamente la prohibición en contra de idolatría y brujería, el que hubiese practicado cada una de estas cosas sería apedreado siempre y cuando hubiera dos testigos, ellos serán primeros en ejecutar juicio.

Se dan las leyes y condiciones de un rey al entrar a la tierra: sería uno que el Eterno escogiera, no debía ser extranjero, no debía volver a Mitzraim, no debía tomar para sí muchas mujeres, ni exceso de riquezas. Esto para que prolongue la bendición al pueblo. Se estipula apartar tres ciudades para que huya el homicida que asesine sin intención. Sin embargo, si alguno asesina con intención, no se deberá compadecer sino que debería ser ejecutado. Así mismo para el testigo falso.

Describe las excepciones para ir a la batalla: para quien no haya estrenado su casa, para quien planto viña y no haya disfrutado, quien se casó recientemente, también el que no tenga valentía para que no contagie al resto. 

Concluye con el procedimiento que se conoce como eglá arufa, en el caso de haber un asesinato pero el asesino no se conoce, se debía decapitar una ternera  para que el homicidio no quede en impunidad.  

Más sobre esta parashá