REÉ: Mira

Bemidbar 11:26- 16:17 Haftará: Yeshayahu 54:11- 55:5

Hashem nos da la oportunidad de escoger la bendición o la maldición, la bendición si escuchas y haces lo que Eterno nos ha ordenado y maldición si se practica idolatría. Así que se debía cuidar el cumplir todos los mandamientos que el Eterno había dado.

Se da un listado de Mitzvot a cumplir a entrar a la tierra entre estos: destruir cualquier altar, imágenes, esculturas en cambio se preservaría el nombre del Eterno este sería el templo. Que debía ser construido en un lugar en que el Eterno escogiera y se dicta llevar las ofrendas y sacrificios solo a este lugar. 

Se establece el diezmo y la tzedaka ya que dice que el desierto cada quien daba según le parecía porque hasta el momento no habían recibido heredad ni estaban establecidos, de modo que al entrar a la tierra esta labor de apartar el 10 % se podría cumplir. También se rectifica la prohibición de comer sangre y cualquier primicia, de animal y semilla. 

En esta parashat se menciona el falso profeta, se habla de una persona que incluso puede hacer prodigios pero que su orden es ir tras dioses ajenos, este es puesto por el Eterno para ser probar el amor que se debe al Eterno. Por el contrario este falso profeta deberá morir. Así mismo con el mal consejero aunque sea estimado como amigo.

Se deja establecidas las señales para reconocer los Kashrut, animales Kosher y los que no, además de dar un listado específico de los mismos.

El año de la shmitá y en el año de Yovel serán perdonadas todas las deudas, guardando el corazón para dar al prójimo, recordando que el Israel fue esclavo en Mitzraim y el Eterno lo redimió. Se mencionan las tres fiestas de peregrinación y sus mandamientos a cumplir en ellas: Pesaj, Shavuot y sucot.

Más sobre esta parashá