Preguntas Frecuentes

¿Por qué se congregan el sábado y no el domingo como es la costumbre (algunas personas nuevas, incluso no hablan de costumbre sino de "orden")?

Respuesta: Del relato de la creación (Génesis 1:3-2:4), se sacan algunas enseñanzas relacionadas con este aspecto. Efectivamente, los días tienen un orden, pero no un nombre específico; éstos fueron colocados después dentro de un contexto puramente pagano (luna, marte, mercurio, etc.), donde el primero de ellos equivale al Domingo (Dóminus Dei) como homenaje al dios Zeus.

En ese contexto, el séptimo día de la semana es el sábado, que fue según el relato bíblico, el día que el Eterno "bendijo y santificó". Por ser el día de reposo, se conoce dentro del pueblo judío como “Shabát” y es consagrado a Él.

Valga la siguiente aclaración: Shabát significa reposo; otra cosa es que "caiga" en sábado. De hecho, hay otras fiestas bíblicas que también son de reposo (Shabát), y se celebran un lunes, miércoles, o cualquier otro día de la semana.

El domingo, como día de guarda, fue promovido en Roma como el día de la resurrección del Mesías y ratificado por el papa Constantino en el siglo IV mediante el Concilio de Nicea (325).

¿Pero ustedes los mesiánicos son una secta? (Más que una pregunta, es otra afirmación).

Respuesta: Si lo consideramos dentro de su contexto histórico, ciertamente si somos una secta. Pero, permítame explicarle:

Yeshúa (traducido del hebreo al griego como I-ei-sús y del griego al español, como Jesús – aunque los nombres no se pueden ni se deben traducir pues pierden su esencia y razón de ser-) era un rabino judío, muy probablemente perteneciente a la secta de los fariseos, una de las sectas en que estaban divididos los judíos (esenios, saduceos, zelotes, herodianos, sicarios, etc.). Por sus enseñanzas, Yeshúa, comenzó a tener muchos seguidores dentro de los judíos de las otras sectas y se fueron integrando algunos "gentiles creyentes". Fue tal el crecimiento del grupo, que llegó a formarse una nueva secta, conocida como "Ja Kat ba Derek" (la secta de los del camino) tal como se registra en Hechos 22.

Por otra parte, no somos una secta si lo consideramos dentro del contexto evangélico actual, según el cual secta es todo grupo que no se ciña a sus doctrinas y enseñanzas. Esto no es más que una fiel copia tomada del catolicismo romano que tomó ese argumento cuando en el siglo XVI Lutero, Calvino, etc., dieron origen a la iglesia de la reforma, conocidos luego como "protestantes" y de los cuales saldrían en el siglo XIX, los evangélicos y sus movimientos carismáticos y pentecostales, todos ellos "sectas" según la iglesia católica.

¿Pero ustedes los mesiánicos se volvieron a la Ley, y ya no estamos bajo la ley, estamos bajo la gracia? (Nuevamente es más una afirmación):

Respuesta: Uno nunca podrá volver a donde nunca estuvo. Por otra parte, la, inocencia, la ley, la gracia, etc., hacen parte de una doctrina del cristianismo evangélico conocida como dispensacionalismo, cuyo origen se remonta a la primera mitad del siglo XIX en el Reino Unido, de donde llegaron a América, principalmente a los Estados Unidos, un grupo de predicadores "famosos" de la época. Dicha doctrina consiste en dividir la historia de la humanidad en épocas o etapas creadas -según los dispensacionalistas - por el mismo Di-s y que no pueden coexistir pues cada época tuvo un principio y un final. Nada más alejado de la realidad, pues como vemos desde Génesis, la ley y la gracia siempre han estado de la mano.

Noé, Abraham, Moisés, entre otros, hallaron gracia delante de Di-s y todos vivieron muchos siglos antes de la llegada de Yeshúa, con quien según los dispensacionalistas finaliza la ley y se inicia la gracia.

Quedan en el tintero, las respuestas a muchas otras preguntas como por ejemplo si el mesianismo está judaizando, por qué no se pueden ingerir ciertos alimentos si Di-s mismo los declaró puros, y ni qué decir sobre las verdaderas fiestas bíblicas completamente desconocidas por el pueblo cristiano tanto católico como evangélico.

Para responder a estas y otras preguntas y cuando menos, tratar de explicarlas, Lucas afirma en Hechos 15:21 “…desde tiempos antiguos Moisés siempre ha tenido en cada ciudad quien lo predique y lo lea en las sinagogas todos los sábados”. Esto, es lo que tratamos de hacer semanalmente, en las charlas a los aspirantes a ser miembros de nuestra comunidad en un cursillo de aproximadamente 18 a 20 sesiones.

Con esta información, se espera que al termina el proceso de inducción, la persona tenga elementos para decidir si desea o no ser miembro activo de la comunidad.






Suscríbete

Envíanos tu email para suscribirte al Magazine Semanal