Parashá

Metzorá

Levítico 14:1 - 15:33
Por : Familia Delgadillo Zapata


LIMPIOS Y PUROS

“¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en su lugar santo? Solo el de manos limpias y corazón puro, el que no adora ídolos vanos ni jura por dioses falsos” [Salmo 24:3-4]

La Parashá Metzorá que corresponde para esta semana, nos narra las leyes de diferentes pestes que pueden llegar a contaminar a una persona en su cuerpo, hogar y/o sus pertenencias. También encontramos la descripción referente a las leyes de taharat  HaMishpajá (Pureza familiar). En este artículo queremos resaltar dos enseñanzas que nos trae esta parashá.

Recuerda estar limpio:

Debemos dar la importancia y el cuidado que amerita tener nuestros hogares libres de contaminación, realizar con entendimiento y sabiduría la limpieza correspondiente y luego hacer todo el esfuerzo posible para mantenerlo así, recuerda que contaminarse es muy fácil.

La Torá nos enseña que mantener la pureza es importante, por lo tanto, el dominio propio juega un papel fundamental en el cumplimiento de este objetivo. Roces y malentendidos producen padecimientos y tribulaciones, y debido a la falta de no saber la manera de sobrellevarlos es que se generan inconvenientes en nuestras relaciones, la Torá nos invita a no acusarnos los unos a los otros, a no hablar y tampoco juzgar a nadie dentro de nuestros hogares o en nuestro entorno trabajo, estudio y/o comunidad. El objetivo es tener la sabiduría, paciencia y amor para seguir los consejos del rey Salomón: “La blanda respuesta quita la ira: Mas la palabra áspera hace subir el furor. La lengua de los sabios adornará la sabiduría: Mas la boca de los necios hablará sandeces.” [Proverbios 15:1-2]

Pureza Familiar

En el tratado de Nidá 31b, se plantea la siguiente pregunta: ¿Por qué la Torá prohíbe al esposo acercase a su esposa que ha menstruado, antes de la conclusión de los siete días de purificación e incluso cuando no ha quedado un rastro de sangre? , Y la respuesta que da es: “Porque si no fuera por el alejamiento temporal, el hombre se acostumbraría a su esposa y llegaría hasta detestarla”. Es maravilloso poder contemplar cómo después de alrededor de 3500 años de haber sido recibida la Torá, podemos hoy ser testigos del amor y cuidado de nuestro Abba Kadosh, hoy existen estudios psicológicos y médicos que demuestran que el guardar y cuidar las leyes de pureza familiar se protege no solo el vigor y pasión de la relación matrimonial si no el bienestar biológico de la mujer, resultados estadísticos demuestran una relación directa entre no tener pureza familiar y el cáncer uterino.

Esta escrito: “Y cuando ella se restablezca de su flujo, deberá contar para sí siete días, al cabo de los cuales quedará pura (después de sumergirse en una mikve” [Levitico 15:28]. Una mujer que es cuidadosa y obedece al Bore Olam acerca de este precepto, alcanza méritos ilimitados, el Rav Shalom Arush en su libro “sabiduría femenina” realiza las siguientes preguntas y nos da las respuestas a las mismas: “¿Porque este precepto es llamado pureza familiar?, ¿No sería más correcto llamarlo “Pureza de la esposa”?, de esto aprendemos que la mujer lleva la pureza a toda la familia, en primer lugar es su pureza, en segundo lugar el la pureza de su esposo y en tercer lugar proyecta esta pureza a sus hijos.”

Las mujeres somos las receptoras de todas las bendiciones que llegan a nuestros hogares (de salud, económicas, espirituales), y si la receptora esta impura así mismo cada una de las áreas de bendición se contaminará; dicen nuestros sabios: ¡tan importante es el rol que el creador le dio a la mujer que el mundo no puede llegar a su perfección sin ella!, por lo tanto, es nuestro deber mantener la pureza de nuestros hogares, y así cumpliremos con lo que está escrito: “El Señor le ordenó a Moisés que hablara con toda la asamblea de los israelitas y les dijera: «Sean santos, porque yo, el Señor su Dios, soy santo.” [Levitico 19:1-2]

Deseamos alentarte a que el anhelo de nuestros corazones sea siempre permanecer limpios y puros, para que así seamos merecedores de una vida llena de bendiciones donde la presencia divina nos acompañe cada día.

¡¡Que así sea su voluntad!!
Shavua Tov!

Referencias:
 Libro “La Sabiduría Femenina”
 Libro “Tópicos judíos”
 Libro “Torat Emet”