Noaj | Descanso

Parashá No. 2 – Noaj (Bereshit 6:9 – 11:32; Isaías 54:1-10; Marcos 2:1-28) 

Noaj significa descanso

Elohim decide destruir a todos los seres vivientes por su alto nivel de transgresión y se propone hacerlo a través de un gran diluvio, pero escoje a Noaj, como el único ser humano que halla gracia en esa generación para ser su instrumento de salvación, lo que demuestra que independientemente de la cultura o tradición que nos rodea, si podemos llevar una vida dedicada al Creador.

El Eterno le hace saber a Noaj que tendrá la responsabilidad de construir un arca para él, su familia y todos los animales que sobrevivirán, instrucciones que Noaj siguió tal y como fueron ordenadas. Luego de la construcción del arca, el diluvio dura 40 días y 150 días con la tierra inundada, esta fue la manera como El Eterno purificó el mundo.

El Eterno destruyó la vida en la tierra, porque sus pecados y transgresiones ya se consideraban en aquella sociedad como un comportamiento cotidiano, es decir, no había vuelta atrás ni la intención de reconocer sus faltas.

Al salir del arca, Noaj ofrece sacrificios de animales como ofrenda de ascensión y El Eterno jura no volver a destruir el mundo y la señal será el arcoíris.

Noaj planta una viña y bebe su fruto hasta perder el sentido quedando desnudo en su tienda. Su hijo Jam descubre su vergüenza y avisa a sus hermanos, acción que le acarrea una enorme maldición al ser confinado como sirviente de sus hermanos por el resto de generaciones, mientras que en Shem reposa la bendición y la promesa del Mesías.

Luego viene la intención de construir una torre, Babel, hasta el cielo, hecho que El Eterno castiga confundiendo el lenguaje de todos los habitantes.