Ministerios

Nuevos Miembros


Por : Melina de Garzón

En este corto transcurrir de mi vida en los caminos del Señor, escuché muchas enseñanzas y explicaciones acerca de la bienaventuranza que hay en ser pobre de espíritu, tema que entendía a nivel académico, pero que fue revelado en mi corazón, al asistir al Ministerio de Nuevos Miembros. Esto ocurrió a comienzos del año 2014, cuando en medio de mi anhelo de conocer más de D-os, llegué a la Comunidad Yovel, donde lideraban algunos miembros de la familia de mi esposo.

Entré emocionada y expectante, un poco confundida pero raramente feliz. Comencé a recibir información y términos nuevos que tenían que ver con mi fe, pero que extrañamente nunca había oído: me estaba involucrando con las raíces hebreas. Pensar que sabes mucho pero que a la vez no sabes nada, te hace sentir incomoda, pero comencé a entender la expresión que tantas veces había escuchado, ser “pobre de espíritu”.

Tímidamente le pedí al Padre un “espíritu pobre”. Me he sentado en las aulas del saber de las raíces de mi fe, con el objetivo de aprender y desaprender, de bajar la cabeza y humillarme ante Di-s, rogándole que me permita reconocer y comprender de su infinita sabiduría y de su revelación como una forma de conocer la verdad y ser libre, estando siempre dispuesta a aprender.

 El Señor me ha colocado en un lugar especial en todo lo que puedo ver, con mi familia, mis nuevos amigos y hermanos, todos ellos, personas sedientas de conocer las raíces hebreas de la fe. Cada uno con una historia, deseos, sueños y anhelos de servir y de hacer comunidad.

Sábado tras sábado, completé ese primer año de entrenamiento en la fiesta de Pésaj del año 2015. Comprendí que, aunque no nací en la hermosa tierra de Israel, disfruto de estudiar diariamente la Torá y las enseñanzas de Yeshúa. Ha brotado en mí, un amor genuino por la nación que D-os escogió como su pueblo y en la cual me injertó sólo por su amor y misericordia. ¡Hay más por aprender! El escudriñar es parte de la vida, no podríamos avanzar si no tenemos sed de Di-s.





Suscríbete

Envíanos tu email para suscribirte al Magazine Semanal