Metzorá | Leproso

Parashá No. 34 – Metzorá, Levitico 14- 15 Haftará: Melajim II, 7:3-20

La Tsaráat podía aparecer en alguna casa, ropa o la piel. Después de que el Kohen daba e diagnóstico la persona debía pasar por un proceso de purificación para esto el Eterno manda a presentar: Dos palomas, agua de manantial, una vasija de barro, madera de cedro, una cinta de color púrpura y un ramo de mirto. Luego de ser ungido y lavarse esperará siete días más, después de esto, el octavo ofrecerá ofrenda por culpa.

Si alguien ve una afección parecida a tasaráat en la casa deberá dar aviso al kohen este ordenaba desalojar la casa para examinarle, si ve manchas esperará siete días  y luego mandará a sacar las piedras afectadas, pero si después de quitarlas y haber  puesto otra se ha extendido la casa deberá ser demolida. Se purificará la casa restaurada para expiación igual que para purificación del cuerpo.

El Eterno manda que cualquier hombre que tenga un flujo o emisión de semen quedará impuro él y cualquier cosa que tocaré, tendrá que lavarse. Cuando la mujer tuviere flujo de sangre deberá apartarse, ella y cualquier cosa que tocaré quedará impuro. Para purificación incluye Korbanot e inmersión en mikve.