Masei

Parashá No. 43
Toráh: Bemidbar (Num.) 33:1 – 36:13, Haftará: Yermeyahu (Jer.) 2:4 – 28, 4:1 – 2, Brit Jadashá: Yakov (Stg.) 4:1 – 12
Hay algo importante que nos muestra esta parashá, además de las ciudades de refugio y la ejecución de la justicia sin corrupción ni impunidad en los casos de derramamiento de sangre [Números 35:9-34]. En ella también se dan instrucciones con respecto a la distribución de la tierra entre las tribus [Números 33:50-5634:16-29], las fronteras establecidas con respecto a los otros pueblos que rodearían a Israel [Números 34:1-15], de la organización y el equilibrio que debía haber entre la zona urbana y las zonas verdes en los lugares donde se asentarían los levitas [Números 35:1-8], y la aplicación de los “derechos adquiridos de herencia sobre la tierra” previamente por las hijas de Tzelofejad [Números 36:1-13]. Es decir, todo un contexto, si lo pudiéramos llamar así, de justicia social alrededor de la posesión sobre la tierra y su usufructo.