Jukat

Parashá No. 39
Bemidbar 19:1-22:1  Haftará: Shofetim (Jueces) 11:1-33

Este es el decreto del Eterno que se coja la vaca rojiza o bermeja sin defecto para quemarla por completo para hacer expiación al mezclar las cenizas de la vaca con agua del rociamiento.

En Kadesh murió Miriam y ahí fue sepultada, entonces el pueblo no tenía agua y al escuchar las quejas del pueblo Moshe le consultó al Eterno y él dijo que le hablaran a la roca para que brotara agua sin embargo Moshe golpeo la piedra dos veces y brotó agua. Pero el Eterno les dijo que a causa de que no se santificó su nombre no entrarían a la tierra prometida.

Tomó Moshe a Aharon y Elazar y subieron al monte de Hor en presencia de toda la congregación, le puso las vestiduras de Aharon a Elazar y murió Aharon e hicieron duelo por 30 días todo el pueblo.

El pueblo habló en contra de Dios y Moshe, entonces viieron serpientes que mordieron al pueblo y murió mucha gente, reconocieron haber pecado entonces Moshe hizo una serpiente de cobre y la colocó en un poste, entonces todo aquello que había sido mordido al mirar la serpiente de cobre vivía.

Luego se enfrentaron a varios pueblos para poder atravesar hasta la tierra, el Eterno proveyó un pozo para que bebieran agua. Enfrentaron varias batallas de las cuales salieron victoriosos pues el Eterno ya se las había entregado.

La parashá de esta semana tiene uno de los jok (singular de jukim) más importante: el de la vaca rojiza. De hecho, el nombre de esta parashá [Números 19:1-22:1] es Jukat חֻקָּה (S.2708) el femenino de jok חֹק (S. 2706). ¿Por qué la vaca rojiza es un jok? Porque no pareciera tener sentido que las cenizas de una vaca (muerta) purifican a aquel que (estando vivo) ha tenido contacto con un cadáver [Num 19:1-22].