COMO EL REY DIJO ASÍ HIZO

Por: Familia Delgadillo Zapata

Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán. Toda obra del Señor tiene un propósito; ¡hasta el malvado fue hecho para el día del desastre!” [Proverbios 16:3-4]

En la parashá Pekudei (Éxodo 38:21-40:38), encontramos el inventario que Moshé realiza de todos los materiales que el pueblo ofrendó para la construcción del tabernáculo, también se nos narra la confección del Joshen (Pectoral del juicio) y el Meil (Sotana). El Eterno le da la orden a Moshé de montar el tabernáculo el primer día del mes de Nisán, el tabernáculo se erigió, la menorá es encendida, y la parashá termina con el inicio de la quema del incienso.

La primer hermosa enseñanza que encontramos en esta parashá es la recompensa del sacrificio y la obediencia, como el rey lo dijo así hizo el pueblo de Israel, es lo que se nos narra, pues está escrito: “Los israelitas hicieron toda la obra tal y como el Señor se lo había ordenado a Moisés. Moisés, por su parte, inspeccionó la obra y, al ver que la habían hecho tal y como el Señor se lo había ordenado, los bendijo.” [Éxodo 39:32]

Ver y recibir la recompensa es el anhelo de nuestros corazones, aquí el pueblo fue bendecido con la presencia divina después del trabajo, esfuerzo y sacrificio.

Nuestros sabios nos narran, conforme a está escrito en la Torá, que Moshé no participó en nada de la elaboración de los materiales para la construcción del tabernáculo, fueron los diferentes artesanos y a su vez los grandes donadores los que contribuyeron en cada uno de los diferentes materiales. Sin embargo está escrito: ”Al instalar el santuario, Moisés puso en su lugar las bases, levantó los tablones, los insertó en los travesaños, y levantó los postes; luego extendió la tienda de campaña sobre el santuario, y encima de esta puso el toldo, tal y como el Señor se lo mandó.”[Éxodo 40:18-19]. Y estos versículos han sido de discusión por varios siglos entre los grandes rabinos, pues si bien la Torá no menciona la participación de Moshé en la elaboración de los materiales, si se nos dice que él fue quien lo instaló, bajo lo cual surgieron y aún surgen dudas de la manera en como Moshé, él solo, pudo hacerlo si dado los materiales y la envergadura del tabernáculo, se intuye que un hombre solo en un día no lo podía levantar y por lo tanto requeriría de algún tipo de ayuda.

De los diferentes comentarios y opiniones al respecto, en esta ocasión queremos citar el de Rashi quien en su explicación al respecto nos da un hermosa enseñanza: este comentarista dice que si bien Moshé no participó en la elaboración de los materiales, El Eterno le da la oportunidad de levantarlo ya que era el único con los méritos suficientes para hacerlo, ahora bien, ya resolvimos el punto de porque lo hizo solo Moshé, ahora nos falta ver como él logra levantarlo solo pues según esta escrito dice: “Moisés puso en su lugar las bases, levantó los tablones, los insertó en los travesaños, y levantó los postes…” respecto a esto Rashi nos dice que El Señor le pidió a Moshé hacer su parte, su esfuerzo, y una vez vio su voluntad y disposición a pesar de que sus limitaciones físicas eran obvias, trajo como consecuencia inmediata el milagro: la ayuda del todopoderoso.

Que hermosa enseñanza obtenemos de aquí, ¿cuántos de nosotros tiramos la toalla a mitad de camino?, o en muchas ocasiones vemos la tarea, el desafío, la prueba en las diferentes facetas de nuestras vidas que se nos es puestas por delante, y a veces ni lo intentamos.

En esta parashá Moshe nos demuestra que hacer lo que dice el Rey de reyes trae su recompensa y no solo eso, también recibiremos su ayuda sobrenatural para que Él sea exaltado y glorificado, si realmente disponemos nuestro corazón y esfuerzos en hacer lo posible desde nuestra condición humana, Él nos mostrará su favor y nos dará su ayuda.

Querido lector, por todo esto queremos invitarte a que te animes, al igual que lo hizo el pueblo de Israel y Moshé, primero a hacer lo que el Rey de reyes nos pide que hagamos, y segundo a que hagamos nuestra parte dando lo mejor de nosotros con disposición de corazón y con la certeza que el Rey de reyes nos contempla con amor y nos enviará su ayuda sobrenatural para que Él sea glorificado y las naciones reconozcan que solo Él es Elohim.

Y que, así como escribió el rey Salomón, podamos vivir y ser testimonio de esta hermosa palabra: “Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán. Toda obra del Señor tiene un propósito; ¡hasta el malvado fue hecho para el día del desastre!” [Proverbios 16:3-4]

  ¡Que así sea su voluntad, Shavua Tov!

REFERENCIAS

  • Tora con Rashi, Editorial Jerusalem
  • Biblia Nueva Version Internacional

 Anthony Delgadillo y Paola Zapata,

somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad