Bejukotai | En mis decretos

Parashá No. 34 – Bejukotai, Levítico 26:3- 27  Haftará: Yirmeyahu 16:19 – 17:14

El Eterno manda el estudio de la Torah condicionando que si se preservan y cumplen sus estatutos otorgará bendiciones con lluvias en el tiempo y en la tierra con fruto sobreabundante.

También asegura que habitarán en  paz esto como un estado de seguridad que dará el Eterno aún en las guerras que Israel tuvo y tiene que sobrellevar, como también victoria contra sus enemigos y fructificación como promesa del pacto. El Eterno se afirma como El Dios único para su pueblo y a Israel como su pueblo.

Por el contrario al no cumplir sus mandamientos y rechazar sus leyes a fin de anular el pacto, pondría pánico en el pueblo, el sembrar será en vano vendrán persecuciones y más sufrimientos. La lectura dice en repetidas ocasiones “si a pesar de esto” no me escuchan o no se sienten disciplinados esto a fin de que veamos ya que el Eterno espera que se regrese en Teshuvá.

Es importante estudiar y cumplir los preceptos, por esto se han clasificado los diferentes Mitzvot:

  1. Mishpatím: son las leyes que buscan regular las relaciones sociales.
  2. Edut: Son las leyes para con el Eterno. Tienen el propósito de incrementar la espiritualidad del hombre.
  3. Jukim: Entre estas leyes encontramos lo kosher en la comida, son aquellas en las que el hombre no entiende en su lógica y la Torah no da explicación.

Más sobre esta parashá