Beha’alotja | Cuando enciendas

Parashá No. 38 – Bemidbar 8:1-12:16 Haftará: Zejariá 2:14- 4:7

Después de la dedicación presentada por los líderes y la santificación del Mishkán el Eterno habló a Moshe que ordenara a Aharón a encender las candelas de la menorá, el cual es un candelabro de oro puro que tenía una sola pieza con siete brazos, esto debía hacerlo a diario.

Se ordena la purificación de los Leviim debían ser rociados con aguas de  purificación y rasurados en su totalidad, además presentarán ofrenda y serían presentados ante toda la asamblea y mecidos como ofrenda, para ser separados al servicio del Eterno en substitución de todo primogénito, el servicio comenzaría desde los 25 años hasta los 50 años.

El Eterno fija una segunda fecha para Pesaj: cualquiera que no hubiese celebrado Pesaj por haberse contaminado o estuviere de viaje el mes segundo a los 14 días del mes podrían celebrar pesaj. Dependiendo lo que indicara la nube debían hacer si se movía o permanecía sobre el tabernáculo.

El orden de las tribus al momento de la marcha era el siguiente:

 

Dan

Efraín

 

Reubén

 

Yehuda

 

Asher

 

Manashé

 

Kehatim /enceres santos

Shimón

 

Guereshón/Merarí Tabernáculo

Isajar

Arca

Naftalí

Binyamín

 

Gad

 

Zebulún

 

El pueblo se queja nuevamente pues piden comer carne, pues decían que no era suficiente lo que tenían se lamentaban de lo que tenían a Mizraim entonces se quejaron del Mana que el Eterno proveía, por tanto Moshe hizo manifiesta su carga con el pueblo, así que el Eterno dijo que delegara 70 varones sabios quienes ayudarían a llevar su carga. Un viento hizo volar codornices hasta el campamento y recogieron con ansias, entonces la ira del Eterno descendió y hubo gran mortandad.

Miriam y Aharon hablaron de Moshe a causa de laa mujer Cusit que había tomado, entonces el Eterno puso en Miriam Tzaará por siete días como reprimenda de haber hablado de su siervo.

Más sobre esta parashá