Balak

Parashá No. 40
Toráh: Bemidbar (Num.) 22:2 – 25:9, Haftará: Mijáh (Miq.) 5:7 – 6:8, Brit Jadashá: Kefa Bet (2 Ped.) 2:1 – 22
¿Quién es realmente él que controla el lenguaje?  Y la pregunta es, porque la parashá de esta semana בָּלָ֖ק Balak [Nm 22:2-25:9] nos cuenta la historia de Balak, un rey Moabita que contrata al profeta Bil’am para maldecir a Israel, pero las cosas terminan saliendo fuera de control para Bil’am, pues cuando se dirige a hacer su trabajo -aunque el Eterno le había dicho inicialmente que no fuera-, su burra se desvía del camino y luego se niega a andar pues logra ver el ángel de Adonai que le obstaculizaba el paso y cuando es azotada por Bil’am termina hablando y discutiendo con él. Por si fuera poco, aunque Bil’am fue contratado para maldecir a Israel a cambio de honra y riquezas, en las cuatro ocasiones que lo intenta termina bendiciéndolo y además pronuncia una de las frases que hace parte de las bendiciones del judaísmo: ¡Cuán hermosas son tus tiendas, oh Jacob, tus moradas, oh Israel! [Nm 24:5]. Y sí, ni las burras hablan normalmente y solo decimos lo que “nuestros deseos” quieren… ¿Quién es entonces realmente él que controla el lenguaje?