Parashá

Vezot Haberajá

Deuteronomio 33:1 - 34:12
Por : Martha Tarazona


¿Cómo recibir el perdón del Todopoderoso?

Entre todos los días del año, los más sagrados son los días de fiesta, pero más sagrados aún son los sábados, y de los sábados el más santo es el día del perdón (Yom Kipur). Hay setenta idiomas en el mundo, el más santo es el hebreo, lo más sagrado de este idioma es la Torá. En la Torá lo más santo son los diez mandamientos, y en los diez mandamientos la palabra más santa es el nombre de Di-s. Una vez al año, en Yom Kipur entraba el sumo sacerdote al templo y pronunciaba el nombre de Di-s, este era un instante extraordinariamente sagrado y terrible, resultaba al mismo tiempo el de mayor riesgo, tanto para el sacerdote, como para el pueblo de Israel, si en ese momento el sacerdote estuviera en pecado moría y no podía hacer expiación por el pueblo [1].

Yom Kipur es el día  más sagrado, 10 de Tishri, según el calendario hebreo (generalmente a finales de septiembre o principios de octubre, en este año 2017, se celebra el 30 de Septiembre). Es un día de ayuno y oración por el perdón de los pecados cometidos durante el año. Es la culminación de los diez días de arrepentimiento, que comienzan con el Año Nuevo Judío, Rosh HaShannah. La más solemne de las oraciones, Kol Nidre, se canta en la víspera de Yom Kipur. Los orígenes bíblicos se encuentran en Levítico, donde se describe el ritual sacerdotal de expiación.

La fiesta de Yom Kipur está llamada a asegurar el perdón de nuestras faltas por el acto de arrepentimiento, de la reflexión, de la autocrítica de la meditación [2]. Yom Kipur es el día del perdón “…porque en este día se hará expiación por ustedes y serán limpios de todos sus pecados delante de Hashem” [Lev. 16:30]. “Y esto os será por estatuto perpetuo…” [Lev. 16:34], en este día Di-s perdonó el pecado del becerro de oro [2]. Yom kipur no se trata solo del perdón divino mediante el arrepentimiento verdadero, sino del perdón humano, en el cual debemos desprendernos de la vanidad, el orgullo y pedir perdón a nuestros hermanos, para ser merecedores del perdón de Di-s.

La palabra Kipur es la #3725 del strong que significa expiación, viene de la palabra # 3722 que significa cubrir, anular, cancelar, corregir, perdonar, purificar, reconciliar [3]. Por gematría la palabra hebrea kipur es el #300, es el mismo valor numérico de la letra shin ש, que corresponde a la palabra hebrea “Shaddai”. La letra Shin tiene 3 cabezas que puede representar varias cosas: las tres manifestaciones de Di-s: este mundo, los días del Mashiaj y el mundo venidero. También puede representar el padre, hijo y el espíritu santo. Igualmente, espíritu, alma y cuerpo. Por último el Shaddai, es el todopoderoso, aquel que tiene completa autoridad.  Deriva de la palabra Shomer: el guardián de las puertas de Israel [4].

Isaías 53 nos habla de Yeshua nuestro Mesías, quien puso su vida en expiación “ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores…con todo eso, Di-s quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Di-s será en su mano prosperada [Is. 53:10]”. Igualmente, en [Hebreos 2:17], habla que Yeshua vino para expiar todas las transgresiones del pueblo.

Entonces cómo podemos recibir el perdón del todopoderoso? Cada día es una oportunidad que tenemos de confesar nuestros pecados y él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” [1 Juan 1:9]. Sin embargo Yom Kipur es una de las fiestas bíblicas dadas por el todopoderoso a sus hijos “Y esto os será por estatuto perpetuo…” [Lev. 16:34]. Si ya no hay sacrificios de corderos porque el sacrificio lo hizo Yeshua y por su sangre somos limpios de todo pecado [1 Jn 1:7], por lo tanto es por medio de Yeshúa que podemos llegar al padre, porque Él es el camino, la verdad y la vida [Jn. 14:6].

Y cómo perdonará el todopoderoso nuestros pecados?  “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” [2 Cr. 7:14]. Este versículo describe algunos pasos para que el Eterno perdone nuestros pecados:

- Si se humillare: Humillarse ante el eterno es reconocer que sin Él no somos nada, no tenemos nada y todo lo que tenemos es porque Él nos lo ha dado. Un caso hermoso y sobrenatural es lo que relata 1 Reyes, cuando Elías, ora por lluvia, y su oración fue postrándose: “Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas” [1 Reyes 18:42] y el Eterno respondió a su clamor.

- Mi nombre es invocado: Cuál nombre ? , “… todo lo que pidieran al padre en mi nombre, Él se lo dará, hasta ahora nada han pedido en mi nombre, pidan y recibirán, para que su gozo sea completo” [Jn 16: 23-24]. “Por lo cual Di-s también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Yeshua se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra” [Flp. 2:9-10].

- Y oraren: La oración requiere de entrar a sus atrios con acción de gracias, de exaltar el Di-s en el que creemos, el Di-s de Abraham, de Isaac, de Jacob, el Di-s de Israel, el todopoderoso creador de todo lo que existe. En interceder por otros y colocar nuestras cargas sobre El, y Él nos sustentará [Sal. 55.22]. La oración es buscar el lugar, el momento y la hora oportuna para encontrarnos con nuestro amado. “Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas” [Sal. 63:1].

- Buscaren mi rostro: En el salmo 27 David menciona esta expresión: “Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Adonaí”. Cuando buscamos al Eterno con sinceridad estamos seguros de que le hallamos, “Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” [Jer. 29:13].

- Y se convierten de sus manos caminos: Este tiempo en vísperas de Yom Kipur es el mejor, para hacer introspección, para pedir perdón, para convertirnos de nuestros malos caminos, para clamar al eterno que nos muestre los pecados ocultos;“Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado. Yo reconozco mis transgresiones; siempre tengo presente mi pecado.  Contra ti he pecado, solo contra ti, y he hecho lo que es malo ante tus ojos”  [Sal. 51:1-4] Si cumplimos las anteriores 5 cosas, el versículo [2 Cr. 7:14] dice que El hará 3:
  - Yo oiré desde los cielos
  - Y perdonaré sus pecados
  - Y sanaré su tierra

Que en este tiempo de introspección, de rectificación, de arrepentimiento, de transformación, lo hagamos de la manera correcta y que por los méritos de nuestro Mesías Yeshua, el único intercesor entre Di-s y los hombres, el eterno escuche y por la abundancia de su misericordia nos perdone y sane nuestra tierra como está escrito. Amén.

Jag sameaj Yom Kipur!

Referencias

[1] Schlesinger, E.C. (1970). Tradiciones y costumbres judías. Un viaje alrededor del año hebreo. Editorial Israel. Buenos Aires. Séptima edición. pp. 275.

[2]. Munk Elie (2001). La voz de la Torah. Comentario del pentateuco. Edición original en francés, fundación Samuel y Odette Levy. Segunda Edición

[3]. Strong, James (2003). Concordancia Strong exhaustiva de la biblia. Editorial caribe.

[4]. Shapira Itzhak (2017). Yeshiva Shuvu. https://boletinshavuatov.wordpress.com