Parashá

Vayishlaj

Génesis 32:3 - 36:43
Por : Familia Delgadillo Zapata


Todo bien, todo bien dice el Pibe

“Díganle al justo que le irá bien, pues gozará del fruto de sus acciones” [Isaías 3:10]

 La parashá Vaishlaj narra el reencuentro de Yaacob con su hermano Esav, y la Torá no escatima esfuerzos para retratar la angustia que tenía Yaacob, el desespero que sentía, la
estrategia de abrirse en varios campamentos, la táctica de enviar regalos primero, pero todo eso en ultimas fue en vano porque cuando su hermano lo vio, “corrió a su encuentro y, echándole los brazos al cuello, lo abrazó y lo besó. Entonces los dos se pusieron a llorar.” [Genesis 33:4]. Esta es nuestra historia, nuestra rutina, siempre llenos de angustia, tomando medidas de contención por nuestra cuenta, y en ultimas todo sale bien ¿la razón?: todo está en control del Creador.

La manera en la que pensamos, nos expresamos en los momentos de mucha presión, que
por cierto son más frecuentes en la medida en que nos tratamos de acercar más al Creador, hablan mucho de nuestra fe. Pareciera que nuestra convicción nos pide entregarle toda carga, pero nuestro miedo hace que la sigamos cargando, y al mirar por el retrovisor lo único que uno puede concluir es que “Cuando en mí la angustia iba en aumento, tu consuelo llenaba mi alma de alegría” [Salmo 94:19].

Ante la prueba diaria lo único que podemos tener es FE sabiendo que nuestro Padre tiene el Control, piensa un poco en las pruebas más complejas que has sorteado y estamos seguros que concluirás al menos dos cosas:

1. Que honestamente tenías que pasar por ahí “Señor, yo sé que tus juicios son
justos, y que con justa razón me afliges” [Salmo 119:75]

2. Que en ultimas, todo salió bien porque nuestro Padre siempre ha estado de
nuestro lado “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque
yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.”
[Isaías 41:10]

Las pruebas no van a desaparecer, la confrontación es necesaria y con el Señor nunca
habrán pendientes porque restauras o restauras tu vida, entonces “No se inquieten por
nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y
denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones
y sus pensamientos en Yeshua HaMashiaj” [Filipenses 4:6-7]

 

¡Que así sea su voluntad!, ¡Shavua tov!