Parashá

Vayakhel-Pekudei

Éxodo 35:1 - 38:20
Por : Rocío Delvalle Quevedo

Vayakhel Significa “e hizo que se reuniera”.
 
Moshé le comunica al pueblo la importancia de observar el Shabat y solicita una ofrenda generosa para la construcción del mishkán y para las vestiduras de santidad; todos llevan oro, lana, pieles, plata, cobre, madera, piedras preciosas, especias y el aceite. La obra será adelantada por Betsalel, de la tribu de Yehudá y Aholiav, de la tribu de Dan. Se adelanta toda la obra incluyendo el candelabro con sus siete candelas, el altar de incienso, el aceite para la unción, el sahumerio, el altar de la ofrenda de ascensión y sus utensilios.
Cada detalle expresado por El Eterno en la construcción de la Tienda de Reunión, evidencia el cuidado del Creador por su pueblo, propiciando el lugar de adoración, sacrificio, perdón, purificación y redención.

VAYAKHEL/ PEKUDEI (ויקהל־פקודי) ACEITE DE OLIVO EN FLORES DE ALMENDRO

“Cuando haya quien te asuste
Te incomode o te disguste
Cuando creas que alguien no merece amor…
Cuando sientas que encontraste a quién mirar con desprecio
Imagínate como mira Jesús [Yeshúa]…para que así mires tú.”
Canción: La mirada de Jesús.
Autor: Santiago Benavides

Las copas de la menorá (candelabro, הַמְּנֹרָה, Strong H4501), que contenían el aceite de olivas, debían tener la forma de flores de almendro [Shemot/Exodo 37:19]. Las flores de las plantas son conjuntos (o verticilos) de hojas modificadas para la reproducción de la planta. El cáliz es el primer conjunto y sus hojas se llaman sépalos, éstos casi siempre protegen el botón floral antes de que las flores se abran. El siguiente conjunto es la corola, cuyas hojas se nombran como pétalos y a menudo son de colores vistosos con el fin de atraer a los polinizadores. Los otros dos verticilos el androceo (estambres) y el gineceo (pistilos) son los encargados de portar las células reproductivas masculinas y femeninas, respectivamente (1). De acuerdo a las indicaciones recibidas por Moshé (Moisés), en la menorá debían ir esculpidas las flores de almendras con solo los dos primeros verticilos [Shemot/Exodo 37:19].

El almendro (Prunus dulcis de la familia botánica Rosaceae, la misma de los duraznos y las manzanas) es un árbol caducifolio (2), es decir, en determinadas épocas del año, luego de que ha florecido, deja caer todas sus hojas, pero mantiene las flores sobre sus ramas. A menudo éstos fenómenos se presentan porque las condiciones ambientales alrededor del árbol le exigen tanto, que no logra mantener los dos órganos (hojas y flores), y entonces utiliza todas sus reservas de energía que almacenó mientras tuvo sus hojas realizando fotosíntesis, en sostener a las flores que no producen energía pero aseguran que el árbol produzca semillas para así poder mantener su linaje a lo largo del tiempo. Las flores del almendro son muy vistosas con 5 pétalos (1.2-2 cm de longitud) que van de blanco a rojo (2), y se hacen más vistosas en la ausencia de las hojas. De las almendras (semillas de sus frutos) se puede sacar aceite, pero éste tiene compuestos que pueden ser tóxicos (2) y además su punto de humeo (Temperatura anterior al punto de ignición y combustión) es de 216 °C (3).

El olivo (Olea europaea de la familia botánica Oleaceae) es un árbol perennifolio, es decir, que mantiene sus hojas siempre verdes a lo largo de todo el año. Las flores son poco vistosas con solo 4 pétalos blancos de 1-2 mm de longitud, y que se diseminan entre las hojas (4). El aceite que se extrae de su fruto es de muy alta calidad, el extravirgen no contiene compuestos tóxicos (5) y el punto de humeo es de tan solo 160°C3, lo que quiere decir que genera combustión más fácil que el aceite de almendras.

Me llama mucho la atención que los dos árboles simbólicos involucrados en la estructura y función de la menorá, las flores del almendro como modelo en la forma de las copas y el aceite del olivo como combustible vertido sobre éstas, sean de características tan opuestas, pero tal vez de una u otra forma tan complementarias. Los dos tienen flores y de los frutos de ambos se puede extraer aceite, el Altísimo podía haber tomado tanto el aceite como el modelo de un solo árbol, pero la forma de las flores de uno era más vistosa y el aceite del otro era mejor. A lo largo de la Escritura vemos muchos ejemplos de cómo el Altísimo busca que entre todos se sobrelleven las cargas del ministerio. Desde el principio, el Eterno creó a Eva porque entre todos los animales no se había encontrado ayuda idónea para Adán [Bereshit/Génesis 2:20-23], Moshé era el encargado de guiar al pueblo y transmitir las palabras del Altísimo, pero fue Aharon (Aarón) y a su linaje a quienes les fue entregado el sacerdocio, no fue solo un explorador el que fue a inspeccionar la tierra sino fueron enviados doce [Bemidbar/Números 13:1-2], y nuestro amado Mesías Yeshúa tenía cerca de él a sus discípulos y cuando los envió los hizo ir de dos en dos [Marcos 6:7]. Como dice el pastor Raúl, el Altísimo nunca concentra el poder en una sola persona, para guardar su corazón.

Cuando Yeshúa oraba por sus discípulos y por todos los que íbamos a creer en él a través de las palabras de ellos, le pidió al Padre que pudiéramos ser uno y alcanzar la perfección en la unidad, para que de esa manera el mundo creyera que el Padre había enviado a Yeshúa [Yohanán/Juan 17:20-23]. Así mismo Shaul (Pablo) exhorta a los corintios diciendo que, si bien no todos podemos ser mano y no todos podemos ser oído, cada quien con el don que el Altísimo le dio es parte del cuerpo del Mashiaj (Mesías) y todos nos necesitamos, cada quien debe desempeñar de la mejor manera el don que le ha sido dado para el servicio del Señor y en unidad como un solo cuerpo [1 Corintios 12:12-31]. En la misma parashá (porción) Vayakel/Pekudei, se hace énfasis en cuanto a que toda la menorá era de una sola pieza, era una sola unidad. En el pueblo del Señor, puede que todos seamos diferentes aún dentro de nuestras propias familias encontramos diferencias, cada quien tiene sus propias virtudes y defectos, y muchas veces nos fijamos más en los defectos del hermano que tenemos al lado, y preferimos alejarnos, porque no lo soportamos. Pero el Altísimo nos llama a todos a ser parte del ministerio como partes del cuerpo de su hijo, a poner lo mejor de nosotros al servicio del Reino y a pesar de las diferencias, a caminar todos los hermanos juntos en armonía como una unidad, desempeñando cada quien de la mejor manera su función, que el Eterno nos faculte para lograr este hermoso propósito.


REFERENCIAS

STERN-JANZKY-BIDLACK. Introductory Plant Biology. 9Th Edition. The McGraw Hill Companies, 2003.
EOL: Encyclopedia of Life: Prunus dulcis: http://eol.org/pages/231567/overview
MICHAEL CHU. Cooking for Engineers: Smoke Points of Various Fats. http://www.cookingforengineers.com/article/50/Smoke-Points-of-Various-Fats
EOL: Encyclopedia of Life: Olea europaea: http://eol.org/pages/579181/overview
HESS GUSTAV. Hoja de Seguridad Aceite de oliva extravirgen: http://www.gustavheess.com/pdf_esp/2102seg.pdf