Parashá

Reeh

Deuteronomio 11:26 - 16:17
Por : Patricia Gil García


“¿Quién es fuerte? El que domina sus instintos”

La creación es de Di-s y por lo tanto es buena  y le dio al hombre la orden de “cuidarla” Di-s el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.

Queridos lectores, hoy quiero alejarme un poco de los temas de la Parashá (sin salirme de los mandamientos que nuestro amado Padre nos ha dado) para atender otro tema que me apasiona mucho y que por estos días fue tocado en la comunidad en el espacio de Vedibarta Bam (hablarás de Torá),  por nuestra Bióloga Rocío Delvalle en el “Ciclo de Familia” que terminó recientemente.

Es el tema ambiental, que también por estos días en Colombia ha tomado relevancia ya que “el cobro, (no prohibición)” del uso de bolsas plásticas de menos de 30×30 centímetros, es tomado como un tipo de impuesto.

Según el Talmud, el hombre debía dominar sus impulsos agresivos para lograr una convivencia armónica con los demás componentes de la creación. “¿Quién es fuerteEl que domina sus instintos”.

La norma talmúdica conocida como bal tashjit, entendía que el cuidado de los recursos naturales no era un imperativo ecológicosino un mandamiento divinopor lo que su violación constituía un sacrilegio.  

El Eterno mismo nos dice en [Deuteronomio 20: 19-20]: Si antes de conquistar una ciudad tienes que sitiarla por mucho tiempo, no derribes sus árboles a golpe de hacha, pues necesitarás alimentarte de sus frutos. No los derribes, pues no son hombres que puedan defenderse de ti sino solo árboles del campo. Sin embargo, podrás derribar los árboles que no sean frutales y construir con ellos instrumentos de asedio contra la ciudad que tengas sitiada, hasta que caiga bajo tu dominio.

Los problemas ambientales han pasado de ser estrictamente científicos a ser un aspecto que interesa y afecta al hombre del común,  pero el mayor problema es que muchos aún no somos conscientes, o no nos importa el tema ambiental y  se nos olvida que la creación es de Di-s y por lo tanto es buena y le dio al hombre la “orden de cuidarla”  [Génesis 2:15]: Di-s el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.

Actualmente, el cambio de las prioridades y el desequilibrio familiar han afectado nuestro entorno en muchos aspectos como la disfuncionalidad de la familia, pérdida de roles, falta de amor y/o respeto entre los esposos, hijos desamparados o criados por terceros entre otros, pero también afecta una nueva faceta de nuestras vidas y es el entorno ecológico.

El arrebato del sacerdocio del hombre y la mujer proveedora trae consecuencias en este sentido que muy seguramente no nos hemos puesto a pensar. El reemplazo de lactar por las leches sintéticas, las loncheras empacadas, las comidas rápidas, la mayor utilización y por ende producción de productos cosméticos, mayor uso de botellas de agua, comidas pre cocidas, bebidas gaseosas o aguas saborizadas, entre muchas otras cosas, traen sus propias consecuencias tales como mayor volumen de desechos, uso de empaques y utilización de más agua en la producción de estos productos.

Shavua Tov!