Parashá

Pinjás

Números 25:10 - 29:40
Por : Angie Ramírez


La lámpara del cuerpo

Por tanto, si tu ojo derecho te hace pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder una sola parte de tu cuerpo, y no que todo él sea arrojado al infierno. [Mateo 5:29]

Aunque dos seres humanos estén contemplando la misma escena, la interpretación que cada uno de ellos da a la misma difiere, esto debido principalmente a la percepción, proceso cognitivo básico que juega un papel fundamental en la manera en que se enfrenta cada reto y/o dificultad. Las experiencias vividas desde la infancia, unidas a la forma en que nos enseñaron a enfrentarlas, hacen la diferencia en cómo se percibe la “realidad”, término que depende directamente de la subjetividad de la persona. Estando en el mes de Tamuz, este tema toma especial relevancia si se tiene en cuenta que el sentido asociado a Tamuz es el de la visión; si bien, la estructura por medio de la cual se procesa la información del entorno para crear una imagen es la misma, llámese globo ocular, nervio óptico, quiasma, conos, bastones, cerebro, etc. el resultado final es diferente.

Es tan importante el ojo, órgano que permite la visión, que en [Lucas 11:34] dice: “Tus ojos son la lámpara de tu cuerpo. Si tu visión es clara, todo tu ser disfrutará de la luz; pero, si está nublada, todo tu ser estará en la oscuridad.” y en [Proverbios 27:20] dice: “El sepulcro, la muerte y los ojos del hombre jamás se dan por satisfechos.” Así que es claro que por medio de los ojos se puede conducir a la rectificación pero también se puede caer en el desenfreno, entre más inclinación al mal se permita, más difícil será saciar el desenfreno hacia las bajas pasiones, cayendo en un estado espiritual bajo. Es por ello que en este mes, el llamado es a guardar los ojos de todo el bombardeo actual, si bien el marketing del mal ha equiparado la televisión, el cine, los anuncios publicitarios, el internet y en general las redes sociales, los libros y demás, la tarea es luchar, huir de la tentación, no permitiendo que domine una percepción distorsionada de lo verdaderamente importante.

Estamos por entrar a un tiempo de duelo, las llamadas tres semanas de aflicción y venimos de la Parashat Balak que nos ilustra (como lo menciono en un artículo anterior) cuando el pueblo flaqueó ante la tentación, desviando sus ojos a lo profano sin tener en cuenta el consejo del Eterno. Todo lo sucedido entre este mes y el de Av, tiene que tomarse como una advertencia, un llamado para estar alerta, porque Adonai promete que si se decide por hacer lo correcto Él traerá bendición como está escrito en [Devarim 11:26-28]: “Hoy les doy a elegir entre la bendición y la maldición: bendición, si obedecen los mandamientos que yo, el Señor su Dios, hoy les mando obedecer;maldición, si desobedecen los mandamientos del Señor su Dios y se apartan del camino que hoy les mando seguir, y se van tras dioses extraños que jamás han conocido.”

Referencias
http://www.dimensiones.org/canales/vidmodrn/viviendo%20con%20el%20tiempo/TTAMUZ/Tamuz%2060.htm

Shavua Tov