Parashá

Lej Lejá

Génesis 12:1 - 17:27
Por : Martha Tarazona


Dos historias de amor y una enseñanza para la humanidad

Historia de amor 1: Abraham- Sara y Agar

  • Abraham tiene un hijo de la sierva (Ismael).

En génisis 16:1-6, la biblia nos relata que Abraham y Sara eran esposos pero no habían podido tener hijos, por lo tanto: “Dijo entonces Saray a Abram: Ya ves que Di-s me ha hecho estéril; te ruego, pues, que te llegues a mi sierva; quizá tendré hijos de ella. Y atendió Abram al ruego de Sarai… Y él se llegó a Agar, la cual concibió; y cuando vio que había concebido, miraba con desprecio a su señora

  • Di-s le promete un hijo a Abraham y su esposa-Sara (Isaac)

Pasados 13 años del nacimiento de Ismael, Di-s le hace una promesa a Abraham: “Tu esposa Saray ya no se va a llamar así. De ahora en adelante se llamará Sara.  La voy a bendecir, y te daré un hijo por medio de ella. Sí, voy a bendecirla. Ella será la madre de muchas naciones, y sus descendientes serán reyes de pueblos. Abraham se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y se rió, mientras pensaba: ¿Acaso un hombre de cien años puede ser padre? ¿Y acaso Sara va a tener un hijo a los noventa años…Lo que yo he dicho es que tu esposa Sara te dará un hijo, y tú le pondrás por nombre Isaac. Con él confirmaré mi alianza, la cual mantendré para siempre con sus descendientes”

Saray: ירָשָׂ (# 8297, strong)1, significa dominante, persona jefe o cabeza. El valor numérico por gematria es 510, el mismo valor para “Di-s es fiel”. Sin embargo Di-s le cambió el nombre de Saray (ירָשָׂ) a Sara (הרָשָׂ), Sara (# 8283, strong)1 que significa dama, reina, señora. El valor numérico es 505. Es decir Di-s le cambió la letra yiud (י) por una Hey (ה). La “yiud” al ser la letra más pequeña representa humildad y modestia. Y la letra “hey”, representa al supervisor, Di-s tiene un ojo abierto sobre todo el mundo, es decir, que el Eterno es el supervisor de todo lo creado, también representa Luz. 2 Podemos decir, que Di-s como supervisor vio la aflicción de Saray y le permitió dar a luz, le cambió la letra más pequeña por una que significa luz y su nombre cambió a reina y señora.

Agar: רגָהָ (# 1904, strong)1, significa madre de Ismael. El valor numérico es 208, el mismo valor para “biblia de odio” y el odio es lo que hasta hoy ha sembrado la descendencia de los Ismaelitas (musulmanes) teniendo como base su libro del Koran.

Gálatas 4: 21-3 relata la  alegoría de Sara y Agar… “Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa… Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa… De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre”.

En esta primera historia de amor, podemos ver, algunas cosas claves, como el desprecio de Agar por Sara, la esterilidad de Sara y Di-s le concibió tener hijo.

 

Historia de amor 2: Elcana- Ana y Penina

  • Penina desprecia a Ana por su esterilidad

En 1 Samuel 1:1-8, la biblia nos relata que “Elcana tenía dos esposas: Ana y Penina. Penina tenía hijos, pero Ana no. Cada año Elcana viajaba a la ciudad de Silo para adorar al Señor de los Ejércitos Celestiales y ofrecerle sacrificios en el tabernáculo… Cuando Elcana presentaba su sacrificio, les daba porciones de esa carne a Penina y a cada uno de sus hijos. Sin embargo, a Ana, aunque la amaba, solamente le daba una porción selecta porque el Señor no le había dado hijos. De manera que Penina se mofaba y se reía de Ana porque el Señor no le había permitido tener hijos. Año tras año sucedía lo mismo: Penina se burlaba de Ana mientras iban al tabernáculo”. 

  • Ana clama a Di-s por un hijo

Ana clama por un hijo “Ana, con una profunda angustia, lloraba amargamente mientras oraba al Señor e hizo el siguiente voto: Oh Señor de los Ejércitos Celestiales, si miras mi dolor y contestas mi oración y me das un hijo, entonces te lo devolveré. Él será tuyo durante toda su vida, y como señal de que fue dedicado al Señor, nunca se le cortará el cabello…Pero como estoy muy desanimada, derramaba ante el Señor lo que hay en mi corazón.  ¡No piense que soy una mujer perversa! Pues he estado orando debido a mi gran angustia y a mi profundo dolor. En ese caso —le dijo Elí—, ¡ve en paz! Que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido. ¡Oh, muchas gracias! exclamó ella. Así que se fue, comenzó a comer de nuevo y ya no estuvo triste” [1 Samuel 1:9-18].

  • Di-s le concede a Ana ser madre

“Ahora bien, cuando Elcana se acostó con Ana, el Señor se acordó de la súplica de ella  y a su debido tiempo dio a luz un hijo a quien le puso por nombre Samuel  porque dijo: Se lo pedí al Señor”. [1 Samuel 1: 19-20].

Ana: הנָּחַ (# 2584, strong)1 significa favorecida, del # 2603 que significa doblar, inclinarse, implorar, gemir, orar, pedir, rogar, suplicar. El valor numérico es 63, el mismo valor para la palabra “necesito”.

Penina: הנָּנִפְּ (# 6444, strong)1, del # 6434 que significa perla, precioso, coral. El valor numérico es 185, el mismo valor para la palabra “mineral”.

De acuerdo a éstos significados podríamos determinar que Penina era una mujer hermosa que le había dado hijos a Elcana, sin embargo Elcana amaba a Ana.

En esta segunda historia de amor, podemos ver, algunas cosas claves, como el desprecio de Penina por Ana, la esterilidad de Ana y Di-s le concibió tener hijo. Coincide con la primera  historia de amor. Por ello, vamos a definir cada una de éstas palabras involucradas en las dos historias:

Desprecio: ללַק (# 7043, strong)1 que significa destruir, disminuir, envilecer, tener en poco. Valor numérico 160.

Esterilidad: רקָעָ (#6135, strong)1 que significa como si se le hubiera extirpado los órganos generadores. Valor numérico 370.

Concebir: הרָהָ (# 2029, strong)1, estar o quedar encinta, concebir, engendrar. Valor numérico 210, el mismo para las palabras: sueño, Él está aquí, y Di-s dijo, necesito una señal.

Con estas dos historias de amor se reafirma que para Di-s no hay nada imposible, además los hijos son bendición de Di-s “bendito el fruto de tu vientre” (Dt 28:4), “dichoso todo aquel que teme a Hashem, que anda es sus caminos… tu mujer será como una vid que lleva fruto al interior de su casa, tus hijos como planta de olivo alrededor de tu mesa” (salmo 128:1-3).

Di-s es quien abre y cierra los vientres, Di-s cerró el vientre de Mical por haber menospreciado al rey David.  También, Di-s cerró completamente toda matriz de la casa de Abimelec, ya que este había tomado por esposa a Sarah, pero cuándo Abraham oró a Hashem, Hashem sanó a Abimelec y a su mujer, y a sus siervas y dieron a luz (Gén. 20:17).

El propósito del eterno se cumple en cada vida, en el caso de Sarah, ella se rio y no creyó que iba a tener un hijo, en el caso de Ana, ella clamó por un hijo. Sin embargo las dos mujeres fueron despreciadas una por Agar y la otra por Penina y Di-s vio y escuchó el clamor y se cumplió el propósito de Di-s para sus vidas.  “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones” (Jer. 1:5). “Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre” (Sal. 139:13). “Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz;  Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto; Porque más son los hijos de la desolada, que de la que tiene marido” (Gal. 4:27).

 

Enseñanza

Amigo lector, pregúntese usted mismo cuántas veces ha sido como Penina y como Agar, alegrándose por el dolor del otro, despreciando el otro porque usted tiene lo que el otro anhela y por lo que sufre.  Cada oportunidad que Di-s nos da debemos aprovecharla para hacer arrepentimiento y si es su caso, clame hoy al Señor por ser o haber sido como Penina y Agar porque su fin no fue mejor que el de Sarah y Ana, quienes sufrían por el desprecio y la humillación de su oprobio de esterilidad y al final Di-s les bendijo con hijos que dejaron huella en la humanidad como Isaac y Samuel. Esta esterilidad puede también significar otros ámbitos y no solo el de tener hijos, puede ser la esterilidad en los negocios, estudio, trabajo, familia, etc. Si el eterno nos bendice, es porque a Él le place, no porque nos lo merezcamos “Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?” (1 Cr. 4:7). Sin embargo del dicho al hecho hay mucho trecho, olvidamos fácilmente que las bendiciones vienen del eterno y con nuestras actitudes, palabras, hechos, pensamientos somos como Penina y Agar y causamos dolor a quienes no lo merecen. Pero al final el eterno se glorifica en cada vida “porque él pagara al hombre según su obra y le atribuirá conforme a su camino” (Job. 34:11).

 

Referencias

  1. Strong, James (2003). Concordancia Strong exhaustiva de la biblia. Editorial caribe.
  2. Shapira Itzhak (2017). Yeshiva Shuvu. https://boletinshavuatov.wordpress.com