Parashá

Beshalaj

Éxodo 13: 17 - 17:16
Por : Sebastian Molina


El Camino largo no siempre será el más largo

Es una reacción natural del ser humano tomar los atajos para llegar más fácil o rápido a su destino. Por ejemplo: la gran mayoría de nosotros hemos escuchado en algún momento de nuestras vidas el típico “¡vámonos por el atajo!”, o el “¡hágale por ahí que es más rápido!”. Es muy extraño escuchar a alguien diciendo que en su viaje de vacaciones prefirió irse por el camino más largo para aprovechar la vista de los paisajes.

Considero que en la actualidad experimentamos un juicio divino; el del acortamiento de los días, ya que el tiempo, en definitiva, no alcanza para nada… Este fenómeno es algo curioso, porque la tecnología y el sistema en el que vivimos nos debería permitir tener más tiempo para tener una mejor calidad de vida. Ya no es necesario ir a una oficina de correos para enviar una carta, ya que, de hacerlo así, llegaría a su destino en dos días. El contador por ejemplo ya no utiliza calculadoras o material físico para llevar las cuentas de una empresa.  Casi absolutamente todo está sistematizado; entonces, ¿qué nos está pasando?, ¿Por qué no tenemos más tiempo? La respuesta podría estar en que hemos decidido tomar el camino más corto.

El afirmar que hubiera sido mejor el camino corto que el internet, las redes sociales y la tecnología en general no surgiera, sonaría muy retrogrado. Pero esta afirmación muchas veces viene a mi cabeza por el mal uso o efectos colaterales que estos han dejado por el camino.

Algunos rabinos muy conocidos en Israel afirman que la guerra contra Gog y Magog hace mucho inició. Pero no en las condiciones y escenarios que muchos esperarían ver. Es decir, muchos creemos que este enfrentamiento es de proporción bélica, pero estos rabinos manifiestan que este enfrentamiento se está desarrollando en un plano espiritual. ¿Será que esto mismo lo advirtió Yeshúa cuando dijo: no teman al que mata el cuerpo sino al que mata el alma? Hace mucho escribí un artículo donde traía a relación el comentario de un rabino el cual decía que vivíamos la época de la “Shoah Espiritual” y que esta estaba dejando más víctimas que las que dejó en su momento la “Shoah física” todo por el contenido nocivo que estaba encontrando el pueblo del Eterno en las redes.

Por ejemplo: Las personas adictas al uso de las redes sociales, según estudios recientes, se sienten más solas, deprimidas, o frustradas. Los individuos o usuarios de estas redes sienten más emoción el recibir de un amigo un “like” de una foto que ir hasta su casa la cual está a quince minutos para verlo y charlar con él. Según este ejemplo, ¿Cuál es el camino corto y el camino largo? Di-s nos respondería como un padre algo como –Deje de estar pegado a ese aparato (camino corto) y vaya más bien hasta la casa de su amigo (camino largo) y comparta con él.

Este ejemplo nos lleva a entender porque Hashem decidió que el pueblo al salir de Egipto tomara el camino largo para su bien. Dado que “físicamente” no estaban preparados para tomar el corto por el simplemente hecho de que al ir por el camino filisteo se encontrarían con un pueblo fuertemente armado, lo cual los desmoralizaría, y los conllevaría a un posible retorno a Egipto.

Ahora este suceso tiene un trasfondo espiritual. El pueblo de Israel al salir a Egipto no contaba con la Torá. Si tomaba el camino corto (filisteo) se encontraría con un pueblo que había asumido como dioses a las deidades cananeas (dagon, astarté, baal), lo que quiere decir que se encontraría que un pueblo con unas convicciones espirituales muy fuertes. Indudablemente, si Israel tomaba ese camino habría un gran riesgo de adoptar como dioses a dichas deidades. Hashem siendo consciente de ello, envía a su pueblo por el camino largo, el de la Torá. Este implicaría que el pueblo debía pasar por un proceso largo de formación para hacerse fuerte; lo que lo facultaría en un futuro ingresar con absolutas convicciones espirituales a un territorio sumido en la idolatría.

Es interesante ver que en esta parashá nos relata como los Israelitas se quejaron. Dando muestra que el camino largo para ellos no fue una mejor elección, dado que en Egipto lo tenían todo, y no tenían que cumplir según lo entiendo yo, una serie de mandamientos, estatutos y preceptos. Lo fácil, es decir, el camino corto, hubiera sido también quedarse en Egipto quien simboliza la esclavitud al pecado.

El pecado siempre representará el camino fácil, o el corto. Será siempre fácil acceder a él ya que su puerta es espaciosa. Mientras que el camino a la santidad, será el más largo y estrecho, ya que implica esfuerzo y paciencia. Por esa razón es que en la actualidad entender los caminos del Eterno es difícil, dado que la sociedad nos dictamina que entre más rápido y fácil es mucho mejor.

Shavua Tov!