Parashá

BeHar – BeJukotay

Levítico 25:1 - 26:2
Por : Familia Delgadillo Zapata

Del dicho al hecho hay un gran trecho

Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?” Yo, el Señor, sondeo el corazón y examino los pensamientos, para darle a cada uno según sus acciones y según el fruto de sus obras”. [Jeremías 17:9-10]

La parashá “Bejukotai” inicia con los siguientes versículos: “Si Uds. caminan en Mis decretos y observan mis mandamientos y los cumplen, yo les proveeré las lluvias en su momento apropiado para que la tierra dé su cosecha y el árbol del campo dé su fruto. En la Torá Emet se indica que el “observar sus mandamientos” implica que se deben estudiar a fin de capacitarnos para llevarlos a la práctica, y que habrá tanta abundancia que la época de la trilla se extenderá hasta la vendimia, y la vendimia hasta la siembra. Comerán su pan hasta saciarse y vivirán seguros en la tierra de Uds.” [Levítico 26:3-5].

En estos versículos podemos encontrar como nuestro amado Abba nos promete que recibiremos la bendición completa, esa bendición que todos anhelamos, así como también podemos encontrar la clave para que esta bendición nos alcance, nuestro Abba nos dice que: Si caminamos en sus decretos y observamos sus mandamientos y además si los cumplimos, entonces y solo entonces seremos bendecidos.

Cuando estudiamos la historia de Israel podemos ver como esta palabra fue cumplida al pie de la letra por HaShem. El pueblo fue indiscutiblemente bendecido cuando fue fiel a Él, cuando camino de su mano y le obedeció. A primera vista pareciera que las tres condiciones para que la bendición nos alcance, fuesen en si la misma, pero dicha con diferentes palabras. Pero cuando estudiamos cada una encontramos que no es tan así, a continuación, queremos compartirles lo que en nuestro pequeño andar hemos descubierto.

1Si caminan en Mis decretos

La primera condición inicia con el verbo caminar que puede significar lo siguiente (definición de Google):

- Andar de un lugar a otro, especialmente si se sigue una ruta definida.
- Trasladarse o moverse [una persona o un animal] de un lugar a otro mediante su propio medio de locomoción.
- Obrar o actuar [una persona o una cosa] de manera que ello conduce a un determinado resultado o conclusión.
- Seguir su curso o movimiento [las cosas inanimadas]

Basados en los significados literales de esta palabra nos es fácil comprender lo que nuestro Abba (Padre) nos está pidiendo en esta primera condición, es decir que: Si nos movemos, obramos y actuamos siguiendo el curso de sus decretos; estaremos cumpliendo con el primero de los tres requisitos.

2. Observan Mis mandamientos

 La segunda condición inicia con el verbo observar cuyos significados pueden ser los siguiente (definición de Google):

- Mirar algo o a alguien con mucha atención y detenimiento para adquirir algún conocimiento sobre su comportamiento o sus características.
- Mirar con disimulo o con cautela de no ser descubierto.
- Adquirir el conocimiento de una cosa que no se sabía mediante la observación.
- Hacer notar o dar a conocer mediante palabras.
- Hacer exactamente lo que establece una orden, prescripción o norma.
- Mantener una determinada conducta o manera de actuar, generalmente conforme a ciertos principios o normas.

Ahora que sabemos los significados de la palabra observar podemos comprender de qué se trata esta segunda condición, nuestro Abba Kadosh nos está diciendo que debemos mirar sus mandamientos con mucha atención y detenimiento, adquirir el conocimiento que ellos en sí mismo portan, hacer exactamente lo que estos establecen y mantener esta conducta. Aquí Él nos deja ver una vez más su amor y dulzura inmerecida para con nosotros, Él quiere que estudiemos sus mandamientos, y nos acerquemos a Él.

3. Y los cumplen

La tercera y última condición está compuesta por el verbo cumplir que tiene los siguientes significados (definición de Google):

- Hacer aquello que determina una obligación, una ley, una orden, un castigo, un compromiso, una promesa.
- Realizar [una persona o cosa] la función o la labor que le corresponde
- Pasar a tener [una persona] la edad que se expresa.
- Hacer que una cosa quede completa.
- Hacer lo indispensable para quedar bien.
- Llegar [una obligación o plazo] al tiempo o día en que termina.
- Hacerse realidad o verificarse [una cosa].
- Por mera cortesía.

En este tercer y último requerimiento se nos dice: Y hacer de ellos (mandamientos y decretos) una obligación, realizarlos como la labor que nos corresponde, completarlos, hacer lo indispensable para quedar bien, hacerlos en el tiempo en que son determinados y hacerlos realidad.

Querida comunidad después de este mini estudio podemos concluir que los siguientes son los requisitos para que las bendiciones nos alcancen: Movernos, obrar y actuar en los decretos que nuestro Abba estipuló; mirar, estudiar comprender, escudriñar e interiorizar sus mandamientos y finalmente hacer de ellos una obligación realizándolos como una labor que nos corresponde por ser sus hijos completándolos a cabalidad y en el tiempo que han sido determinados. Recordando las palabras de Mashiaj (Mesías): “Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos” [Juan 14:15].

Por eso la importancia de ir del dicho al hecho para que no haya trecho y para que así seamos alcanzados por las hermosas bendiciones, que impactemos todas las áreas donde nos desempeñamos, que seamos luz entre las naciones. Fuimos escogidos por el rey de reyes, TODO UN HONOR, correspondámosle a la altura como Él lo amerita, que podamos declarar con la misma confianza que declaró el rey David: “Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón; ponme a prueba y sondea mis pensamientos. Fíjate si voy por mal camino, y guíame por el camino eterno.” [Salmo 139:23-24].

Shavua Tov!