Parashá

Balak

Números 22:2 - 25:9
Por : Martha Tarazona


ESCUCHAR LA VOZ DE HASHEM

Cuántas veces el Eterno nos habla y no nos damos cuenta de las advertencias que nos está haciendo a través de otras personas y de las circunstancias. Muchas veces somos como el relato que leemos de Balac y Bilam [Num. 22-24]. Como punto de partida, ¿quién era Balac? ¿y quién era Bilam?

BALAC

“… y vio Balac hijo de Zipor….” [Num. 22:2]

Balac (בלק=132). Por gematría el nombre de Balac, tiene el mismo valor numérico de “cáncer”. Significa “desperdiciador”, rey moabita [strong #1111]. (1).

Zipor (צפור=376) Por gematría tiene el mismo valor numérico de gran sacerdote, sacrificio de cordero de Di-s, líder de Israel. Significa “padre de Balac rey de Moab”, un moabita [stong #6834] (1).

BILAM

“ y envió mensajeros a Bilam hijo de Beor” [Num.22:5]

Bilam (בלעם=142). Por gematría el nombre de Bilam, tiene el mismo valor numérico de Hashem, El shaddai, Fusión de la mente. Bilam (Balaam o Bileam) adivino de Petor en Mesopotamia [strong #1109] (1).

Beor (בעו= 278). Por gematría tiene el mismo valor numérico de rey de reyes, Juego de la mente, mentalidad, Tsaddiq (justo). Significa primogénito, jefe, mayor, primero, primicia, primogenitura [strong #1060-bekor] (1).

Si la Torá especifica cuál era el padre de Balac y el de Bilam, es porque quiere mostrar algo importante. Al analizar el significado de cada uno se puede concluir que la relación Balac-Zipor =reinado, sin embargo, por gematría es similar a “cáncer”, palabra relacionada con destrucción o daño. Claramente, lo que quería Bilam era la destrucción de Israel “…maldíceme este pueblo porque es más fuerte que yo..” [Num.22:6].

La relación Bilam-Beor =juego de la mente y en ambos casos está relacionada con palabras con una connotación positiva como justo, Hashem, primogenitura y Shaddai. Entonces, quién era Bilan? era un mago?, era un adivino?, era un profeta?, por qué él consultaba al Eterno y el Eterno le daba instrucciones?

De acuerdo al Midrásh (Núm. Rabba XX), Bilam fue inicialmente intérprete de sueños, luego mago, y finalmente el Ruaj Hakodesh (Espíritu Santo), se había manifestado a él. Sin embargo el tratado Sanh 16.b dice que Bilam había sido primero profeta y después se había dedicado a la magia. Bilam, busca la profecía, se dedica a ella por medio de la artes mágicas obliga al espíritu profético a que lo visite: construye siete altares, sacrifica siete toros, se aísla. De acuerdo al zohar, de la misma fuente celestial emanan dos brazos: lado derecho (santidad), lado izquierdo (impureza).

  1. La santidad: Utilizada por Israel para conocer la verdad, el futuro y la bendición.
  2. La impureza: Utilizada por los pueblos que se mueven en las ciencias ocultas, mágicas, la necromancia y la magia para sondear el futuro (2).

De acuerdo a Najmánides, el Eterno se reveló a Bilam, por consideración a Israel. En Bilam la tendencia a la magia era más fuerte que la creencia en el Eterno (2). Esto explica, su poca receptividad a la voz de Hashem, “Entonces dijo Elohym a Bilam: no vayas, con ellos ni maldigas al pueblo, porque bendito es…” [Num. 22:12]. El Eterno dijo NO.

Sin embargo Bilam, volvió a consultarle si podía ir, “levántate, ve con ellos…” [Núm. 22:20]. Bilam manifiesta sus malos deseos al hacer otra vez la pregunta y obtiene la respuesta que quería escuchar (parte con ellos), sin embargo el Eterno no lo abandona definitivamente (2), impide por medio del asna (que vio el ángel con la espada en su mano), que Bilam maldiga Israel.  Si se le diera poder al ojo del hombre, ninguna criatura podría vivir a causa de la visión de los espíritus existentes (Ber. 6 a)(2).

Muchas veces somos como Bilam, el Eterno nos habla de muchas maneras, nos dice NO, BASTA YA, y seguimos preguntando hasta obtener las respuestas que queremos escuchar, y aun cuando hacemos lo contrario, el Eterno por su infinito amor y misericordia no nos abandona, sino que permite que las cosas giren de una manera que obran para bien. Sin embargo nuestra terquedad hace que perdamos tiempo, que nos estrellemos, que demos vueltas, que nos hablen personas que pueden ver lo que nosotros no, como la asna, y aun así queremos seguir el camino.

Que el Eterno habrá nuestros ojos espirituales para que podamos ver hasta lo que Él nos quiera mostrar, y que la intención de nuestro corazón sea la correcta delante del Eterno, para hacer las preguntas apropiadas y aceptar la respuesta del Todopoderoso, que nos de la serenidad para aceptar las cosas que no podemos cambiar (porque dependen de Él), pero que nos de la sabiduría para cambiar las cosas que sí podemos cambiar (que dependen de nosotros), y podamos aceptar su voluntad buena, agradable y perfecta.

BIBLIOGRAFÍA

(1). Strong, James (2003). Concordancia Strong exhaustiva de la biblia. Editorial caribe.

(2). Munk Elie (2001). La voz de la Torah. Comentario del pentateuco. Edición original en francés, fundación Samuel y Odette Levy. Segunda Edición.